Páginas

28 diciembre 2013

El tiempo desde mi ventana

, dice Fátima para morder distancias con el tijeretazo de un whatsapp, y nos enseña un instante, ya muerto como todos, embalsamado para siempre entre los dientes de un teclado digital.
Bea ;-) y se sorprende de la tormenta: Quién nos iba a decir que aquella niña tímida y buena que eras iba a acabar de aventurera viajera!!
Cristina ausente, claro, siempre trabajando para poder trabajar más cuando termine. No nos habíamos imaginado que guardaba océanos tras las pupilas y al caer la noche haría, con el tiempo, acero invisible de ellas sobre el que apoyarse. Tal vez no habíamos pensado que su habitual mutismo en nuestras charlas atendía a la heroicidad de vivir, y me pregunto si estará sobreviviendo ahora -con las bragas sobre el pantalón y un delantal por capa, tal vez-.
Qué tal el trabajo, Bea??
Jodido. No se mueve nada y ya se me acaba el contrato :-[]
Beatriz podría haber fundado una consultora de prestigio y haberse convertido en corona del mundo si la atlante que lo sostiene no fuera nuestra Crys ni Fat su exploradora… Tanta carrera y tanto máster… pa qué?? Siempre lo mismo!!

Y me acuerdo, con una sonrisa inevitable, de nuestros siempre de entonces, cuando todavía creíamos que avanzábamos sobre la línea del tiempo y estaba en obras esta rotonda en la que se encontraron nuestras vidas, antes de darnos cuenta de que seguimos girando alrededor de la misma glorieta.
Quisimos ser ingenieros del camino hacia lo eterno, pavimentando nuestro puente con chupitos de El Paso, con momentos elegidos entre libros de latín y derivadas, y reírnos de los golpes en la frente contra columpios imprevistos en Polvoranca; Buscamos nuestra ruta entre cócteles en el Skándalo, pijamadas clandestinas como homenaje a la ley seca… ¡qué ironía!
Fueron muchas vidas tras las muertes, entonces, cuando todo era un interrogante por desvelar como las cajas misteriosas del Un, dos, tres; Imaginamos quiénes seríamos hoy –qué trabajo mantendríamos, a cuántos hijos explicaríamos cómo rebobinar el tiempo de un cassette con un bolígrafo, quién nos querría, dónde colgaríamos los cuadros de nuestro hogar- y hemos navegado más de treinta mares para llegar a las orillas de este nuevo mundo, el nuestro, donde aquel puente de ilusiones que pretendimos cimentar con Para siempres se deshizo bajo el peso de los De momento.
La inmortalidad murió cuando nacimos y ahora el horizonte continúa siendo un enigma que acoge nuestros recuerdos como el vapor de una nube cualquiera, porosa y errante. De momento sólo sé que hoy sigo soñando, rebobinando el tiempo con un bolígrafo por vosotras, que seréis eternamente mi presente porque ayer, entonces, fuimos mañana para siempre.

10 comentarios:

  1. No olvides tu importante papel en esta historia, eres el hilo invisible que nos unió en ese cruce de caminos. Si ya hemos navegado 30 mares, algunas casi 31 :-[], más de 20 los hemos navegado juntas, y en el camino nos hemos encontrado tanto con huracanes como con playas paradisiacas, así que sin duda podemos decir que la amistad que podría haber sido “provisional” se ha convertido en una amistad “para siempre”.
    Aunque nos encanta que los planes salgan bien, o al menos según lo previsto (especialmente a Fat), no pasa nada por vivir ciertas emociones “inesperadas” si seguimos girando todas en la misma glorieta.

    Tu Bea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son tan pocas las cosas que permanecen intactas, después de aguantar huracanes -¿o debería decir ciclogénesis?- que sois el único pilar de mi tierra... ¡y algo tan sólido no se sostiene sobre hilos!
      Pero, por si se os olvidaba: aquí tenéis mi Para siempre.
      Gracias, Bea: por ser y estar.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Ayer, entonces, puede que sea un nuevo mañana para siempre.
    Y la glorieta bifurque sus caminos entre nuevas telarañas.
    Gran texto, escritora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hubo nuevos mañanas: contados Para siempres, círculos concéntricos... ¡Y devorando telarañas!
      Gracias: ¡gran lector!

      Eliminar
  3. Que bonito! Me ha gustado mucho. Y si, no paro de trabajar. Pero aunque este ausente en esas charlas de wasap.me las leo todas. Y me alegro de haber entrado en esa glorieta. Porque sin vosotras no soy quien soy ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro año, una nueva vida con menos trabajo y más tranquilidad en todos los sentidos, ¿no te parece un buen propósito?
      ¡Te mereces lo mejor, Crys! Nosotras sólo somos el accesorio.
      ¡Miles de besos!

      Eliminar
  4. ...mmm, ahora mataría por tener un botón "me gusta" de esos que están tan de moda en todas las páginas pre-adolescentes, adolescentes y post-adolescentes...porque sí! seguiremos siendo adolescentes hasta que muramos, no lo dudéis...ahí se empiezan a forjar los destinos, y las glorietas esas que casi me marean leyendo...

    Noe, eres única y por eso y por mucho más te queremos! ;-)...

    Tu Nuri@ (que me ha dado envidia "tu Bea"...jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni siquiera recuerdo haber sido adolescente... Algunas personas -esta vez no ofrezco nombres- nacen viejas... ¡Ejem!, y, si somos algo, es Persona; ¡Nada de adolescencia, nada de adolecer!
      Afortunadamente es posible que sea única... ¡Gracias, Nuria! Sabes que te quiero con locura y devoción.
      Besos.

      Eliminar
  5. Si A. Tennyson decía que "Somos una parte de todo aquello que hemos encontrado en nuestro camino", yo puedo asegurar que vosotras formais una parte muy muy importante de mi. Como dice Cris, sin vosotras, yo tampoco sería quien soy. Y aunque a veces nos separen grandes distancias, siempre siento que os tengo muy cerquita, porque aunque vivamos en un continuo De momento para toda la vida, vosotras siempre sereis mi Para siempre.

    Noe, gracias por tus preciosas palabras y no dejes nunca de escribir estos textos tan bonitos. Te queremos! :-)

    Fat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya!, un comentario bien documentado, ¿eh?
      En el camino nos encontramos oleadas de pena, sequías de luz, en ocasiones lunas pesadas y otras veces simplemente Nada... Pero seguiré escribiendo si seguís siendo la mejor parte de mí.
      Gracias, Exploradora, ¡nuestro mejor tesoro!

      Eliminar