Páginas

04 enero 2015

Disfraz

Soltar un comienzo para anudar un final.
Llenar la mesa con nuevos cables de un porvenir todavía enredado, con los buenos deseos a salvo entre los dientes de un archivador que muerde las horas antiguas, salivando la tinta de los nombres que se quedan.
Empezar el año con un desenlace... y sonreír a la oportunidad porque anda siempre jugando a disfrazarse de derrota.

Para vivir un año es necesario
morirse muchas veces mucho
.
Á. González

4 comentarios:

  1. Me gusta mas la mesa así. Ahora volverá a su verdadero lugar no???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues... ¿sabes?, a mí me gusta más este rincón. ¿Quién me dice a mí que no está más a gusto mi mesa apuntalando el recuerdo en esta esquina?
      Dejaría una silueta, perfilando el vacío... ¿no crees? ;-)

      Eliminar
  2. "He vencido: la derrota es mía", dijo una vez un iluminado.
    Al final: ¿dónde queda el nudo?
    Breve y bueno, como siempre.
    Best whishes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dijo una vez un poeta de los sabios...: Un muy buen verso y -puede verse- una inspiración.
      En la garganta, donde siempre se anudan las cosas importantes.
      Siempre: gracias.

      Eliminar