Páginas

18 diciembre 2012

Libre

Desperté todavía mojado de sueño y me asusté en cuanto vi el peligro: la puerta de mi casa estaba abierta.
El terror me sacudió las plumas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario